Cómo realizar una presentación leída

Carmen Cuadrado Esclapez, en su libro Protocolo y Comunicación en la Empresa y los Negocios (FC Editorial), ofrece unas sencillas, pero prácticas, recomendaciones para llegar a nuestra audiencia:

Lee el texto antes de tu intervención en público tantas veces como sean necesarias.

Cuando tengas que leerlo ante un auditorio, hazlo despacio y con pausas, a una media de dos minutos y medio por folio. Haz inflexiones de voz evitando el tono monocorde de leer de corrido.

Mantén siempre el tono de voz al finalizar cada frase.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Enfatiza para romper la monotonía cuando así lo creas oportuno. ¿Cómo? Pues se hace una pausa previa, para posteriormente alzar ligeramente la voz.

No puntuar los textos preparados para ser leídos en público; las separaciones se marcan mediante barras.

Los folios siempre van sueltos sin grapar y en orden mediante numeración. Cada vez que se termina con un folio se aparta y se deja a un lado.

Debes evitar que los párrafos se corten de un folio a otro y la partición de palabras al final del renglón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo