Crear una empresa con vitalidad emocional

Michael E. Gerber analiza en su nuevo libro La empresa E-Myth (Paidos Empresa), los requisitos que todo nuevo negocio debe reunir para convertir una gran idea en una empresa de éxito.

Para Gerber, debe satisfacer a sus cuatro interlocutores principales (empleados, clientes, proveedores e inversores) en cuatro categorías básicas: visual, emocional, funcional y económica. En lo referente a la vitalidad emocional apunta siete normas que debe cumplir:

Las personas necesitan un orden. Necesitan saber que hay una estructura, una lógica, unas bases, unos criterios y unos principios básicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las personas necesitan sentirse escuchadas. Necesitan saber que su aportación es importante, independientemente de la posición que ocupen.

Las personas necesitan sentirse conectadas a algo más grande que ellas mismas. Si la empresa tiene propósitos pequeños, si sólo se interesa por seguir abierta, no las implicará.

Las personas necesitan tener un propósito. Saber que se dirigen hacia algún lugar y en un periodo de tiempo concreto.

Las personas necesitan saber que lo que hacen tiene envergadura moral. La empresa debe operar con conciencia.

Las personas necesitan sentir la importancia de su contribución personal. Que, sin ellos, la empresa no sería tan importante.

Las personas necesitan sentir el amor de las personas con las que se asocian. Saber que, pase lo que pase, importan a los demás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo