Se jubila Michael O' Leary, CEO de Ryanair: todas las polémicas del empresario más histriónico

El histriónico presidente de Ryanair, Michael O’ Leary, deja los mandos de Ryanair tras un cuarto de siglo como CEO de la aerolínea low cost.

image
Getty Images


El ex CEO de la compañía traza las cualidades que debe tener su sustituto en el cargo: “Es necesario que tenga las habilidades de las que yo carezco... Debe ser alguien con más paciencia, más enfocado al servicio al cliente y menos beligerante. Yo soy muy bueno en los costes, pero tiendo a pelear mucho con demasiadas personas".

Con estas palabras se despide este carismático personaje que amasa una fortuna personal de casi 800 millones de euros. No está nada mal, ¿verdad? Durante estos años O’Leary ha llevado la compañía de vuelos low cost a lo más alto, pero por el camino se ha ganado multitud de enemigos a causa de sus notas discordantes.

Aunque ahora tendrá tiempo libre para hacer muchas cosas, asegura que no tiene la intención de aprender a volar, “demasiado aburrido”. Prefiere dedicarse a su verdadera pasión: los caballos. Pero, ¿cuáles son las polémicas que más ampollas ha levantado este polémico personaje?

Michael O’Leary no ha dudado en ningún momento en decir exactamente lo que pensaba, aunque esto supusiera echar tierra sobre su tejado. En alguna ocasión llegó a bromear con la idea de que sus pilotos “provocaban algo de meneo con las turbulencias” para conseguir que aumentará el consumo de alcohol entre los pasajeros angustiados.

En otra ocasión, durante una crisis en la compañía atacó directamente a sus propios pilotos. "Desafío a cualquier piloto a explicar por qué se trata de un trabajo difícil o por qué dicen que trabajan más de la cuenta; tampoco me explico cómo alguien que por ley sólo puede volar 18 horas a la semana puede decir que sufre de fatiga". O’Leary se disculpó a través de una carta por sus palabras. Rectificar es de sabios, dicen.

El ex CEO de Ryanair no tenía filtros, también arremetía contra sus propios clientes, a los que llamó “estúpidos” después de que los pasajeros se olvidaran su tarjeta de embarque y tuvieran que pagar un recargo extra de 60 euros.

Pero es en sus campañas publicitarias donde O’Leary sacaba a relucir todo su potencial. Los carnavales deben ser una de sus fiestas favoritas, ya que en sus promociones se ha disfrazado de Robin Hood, de torero, de Papá Noel y hasta de Papa, ofendiendo a la comunidad católica. Todas estás caracterizaciones tenían un tono cómico-burlesco que no eran del agrado de todos.

O’Leary protagonizó un calendario con azafatas de la compañía en bikini, o como él las llamaba: “las camareras del aire”. Aunque el calendario se vendió con fines benéficos, reunió miles de firmas de mujeres muy enfadadas que entendían que se utilizaba el cuerpo femenino como reclamo de la atención publicitaria.

También se ha enemistado con personajes de la política como Emilio Berlusconi. En medio de todas las críticas hacia el mandatario italiano, O’Leary le invitó a abandonar el país con Ryanair: “Querido Silvio, ¡otra ocasión para escapar con Ryanair!”.

¿Queda algún colectivo sin ofender? Este excéntrico irlandés se retira del combate, dejando a su paso una ola de crispación."No me importa una mierda si nadie me quiere", ha asegurado en varias ocasiones. Debe ser porque seguirá ganando más de 3 millones de euros al año, aunque deje la alta dirección de la compañía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo