La segunda oportunidad para emprender

La Asociación Española de Agencias de Desarrollo Regional lanzará una campaña para cambiar la percepción social que hay en torno a los emprendedores que han fracasado y quieren reemprender de nuevo.

image
Juan Hernández, presidente de la Asociación Española de ADR.

España ha perdido en torno al 23% de las empresas durante la crisis. Es vital hacer una labor de reconstrucción del tejido productivo”, afirma Juan Hernández, presidente de la Asociación Española de Agencias de Desarrollo Regional (Foro ADR). Para ello, esta organización, que agrupa a 18 agencias, ha diseñado una campaña de promoción del reemprendimiento, que presentará en su próxima asamblea, que se celebrará en junio en Valencia. “El objetivo es aprovechar el capital humano que hay en este momento. En todas esas empresas que han desaparecido, hay muchos empresarios con experiencia, capacidad y visión para poner en marcha nuevos negocios y generar riqueza”, explica Hernández.

La iniciativa del Foro ADR comenzará con una campaña de sensibilización “que promueva un cambio en la percepción social que hay en torno a las personas que han fracasado y necesitan reemprender. Contaremos con el testimonio de emprendedores que han pasado por esa situación para que cuenten sus vivencias y que sirvan de ejemplo para otros”, subraya.

Otra propuesta será el banco de ideas: “Vamos a identificar cuáles son las actividades que están generando mayor crecimiento, las más dinámicas y las que cuentan con mayor respaldo financiero por parte de inversores privados. Para ello, aprovecharemos la experiencia de las redes de business angels de las ADR para encontrar ideas”, apunta. También diseñarán cursos formativos en los que se hará especial hincapié en los errores que han cometido las empresas para que sirvan de experiencia.

Cambios normativos
“Queremos formular, con el apoyo de expertos, una serie de iniciativas y recomendaciones que sirvan para modificar el marco normativo y hacerlo más sencillo y menos costoso económicamente para que aquellas personas que tengan que pasar por el trance de cerrar su empresa, no tengan que sufrir un laberinto judicial que les impida volver a emprender”, sostiene.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión