Cuidar de la salud sale rentable

Empresarios y profesionales optan cada vez más por suscribir un seguro privado de salud: en el primer trimestre de 2013 este segmento es el único del sector asegurador que sigue creciendo (el 1,42%). Las ventajas fiscales de estos productos pueden estar también ayudando a ello. Te detallamos cuáles son.

En la mayoría de los negocios, el propio emprendedor es el principal activo de la empresa. Por ello, disponer de una asistencia sanitaria adecuada es una necesidad básica para los autónomos: los tiempos de espera y trámites para las consultas médicas o intervenciones quirúrgicas tienen una repercusión económica directa. Los Seguros de Salud Privados ayudan a solucionar todos estos procesos.

Pero no solo a profesionales y autónomos les puede ser beneficioso. También a las empresas, independientemente de su dimensión. La contratación de un Seguro para Pymes, por ejemplo, ofrece múltiples ventajas para una pequeña empresa y para sus trabajadores.

Beneficios fiscales de los Seguros de Salud

Las sucesivas reformas de impuestos como el IRPF o el de Sociedades han venido incluyendo diferentes medidas de estímulo a la contratación de un Seguro de Salud Privado por parte de empresas, profesionales y autónomos.

Las más significativas son las siguientes:

- Los trabajadores autónomos que tributan por el IRPF en estimación directa pueden desgravarse anualmente hasta 500 euros de este impuesto por las cuotas pagadas a un Seguro para Autónomos.

- Las empresas podrán desgravarse del Impuesto de Sociedades las cantidades pagadas a un Seguro de Salud para Empresas para sus trabajadores y los familiares directos de estos (con un límite de 500 euros anuales por persona asegurada).

- Para los empleados, no serán consideradas "renta en especie" las aportaciones de la empresa a estos seguros hasta un límite de 500 euros anuales por persona asegurada (que pueden ser tanto el empleado como su cónyuge e hijos menores de 25 años).

Publicidad - Sigue leyendo debajo