"El emprendedor se hace, no nace"

Alfonso Jiménez, es un verdadero ejemplo de un emprendedor innovador que ha convertido algo tradicional, como es la cría del capón, en una actividad industrial que traspasa nuestras fronteras.

image
Alejandro Vesga, director de Emprendedores (izda.) y Alfonso Jiménez, cofundador de Cascajares.

El BBVA Innovation Center ha sido el escenario de la entrevista a Alfonso Jiménez, cofundador de Cascajares, realizada por Alejandro Vesga, director de la revista Emprendedores. Un encuentro cálido en el que el empresario ha desvelado todos los secretos que han hecho que una empresa de Palencia haya llegado hasta Canadá. Se trata de la primera entrevista de una serie de eventos que organizan conjuntamente el Centro de Innovación de BBVA y la revista Emprendedores y que servirán para que empresarios de éxito pongan en común sus inquietudes, proyectos y experiencias con los asistentes.

La ilusión de dos jóvenes emprendedores hizo que se creara en los años 90 una empresa de capones asados en lata. Esta idea ha ido evolucionando con los años y ahora son los número uno en fabricar este producto.

Darse a conocer fue el primer reto que tuvo que superar la empresa Cascajares, pero gracias a la aparición del capón, como plato principal en la boda de los Príncipes de Asturias, se produjo un antes y un después en la evolución de este proyecto que se había creado con mucha ilusión. Alfonso Jiménez ha afirmado que "la suerte siempre ha jugado a su favor", si bien, "es fundamental creer en tu proyecto" ya que es la única forma de poder alcanzar tus objetivos.

El empresario siempre se ha considerado una persona reservada y tímida y con poco afán por emprender, pero el día en que se le metió en la cabeza la idea de crear una empresa innovadora apostó por tener una actitud positiva. De ahí que Alfonso Jiménez comentase que "el emprendedor se hace, que no se nace" y que cualquiera es capaz de poner en marcha un producto innovador "si tienes intuición y llegas el primero".

La crisis como oportunidad

La crisis sin duda ha sido una buena oportunidad para el proceso de internacionalización de Cascajares, que ha construido una planta de producción en Canadá desde la que comercializará a todo norteamérica, pero los fundadores tuvieron que estar muy seguros de su inversión ya que para dar este gran paso es preciso tener seguridad financiera suficiente. También ha señalado que "Internet ha favorecido mucho la actividad de la empresa, aunque tanto los puntos de venta online como los puntos de venta offline son importantes y deben complementarse para conseguir beneficios".

Por último, Alfonso Jiménez ha querido destacar que él entiende la responsabilidad social de la empresa como un instrumento para generar empleo.

Puedes ver la entrevista completa en este enlace.

Publicidad - Sigue leyendo debajo