"No todo el mundo puede ser emprendedor"

Con sólo 36 años, a Catalina Hoffmann se la puede considerar como una emprendedora de éxito. Con la próxima internacionalización de su compañía -Vitalia Centros de Día-, el próximo mes, la empresaria se ha convertido en una de las jóvenes emprendedoras más reconocidas.

image
Catalina Hoffmann junto al director de Emprendedores, Alejandro Vesga, en la charla-coloquio que se celebró en el Centro de Innovación BBVA.

Catalina Hoffmann ha sido la siguiente protagonista de los talleres que realiza el Centro de Innovación BBVA en colaboración con Emprendedores. Un encuentro amistoso, en el que la empresaria se mostró muy confiada y en el que desveló muchos de los misterios del mundo emprendedor.

Se habla mucho de emprendimiento en estos tiempos de crisis, pero Catalina lo tiene claro; "No todo el mundo puede ser emprendedor". Así de contundente se mostró la empresaria al dejar claro que cuando decides lanzarte a crear tu proyecto tienes que tener muy estudiado lo que vas a apostar, "Hay que ser realista y saber que tienes que estar dispuesto a arriesgar tu vida".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los comienzos para Hoffmann no fueron del todo buenos; ella tenía una idea pero el problema era sacarla adelante. Además al ser una mujer joven nadie la creía, excepto su madre, que siempre la apoyó en todo el proceso de creación de su proyecto. Por ello, decidió intentar dar el paso para no quedarse con el gusanillo de no haberlo intentado y salir adelante, porque la empresaria se considera una persona de retos. También la empresaria destacó que cuando ella empezó con 23 años en este mundo no había tanta información para el emprendedor, por eso ahora anima a los jóvenes emprendedores a que se formen en todas las áreas y que se pongan en contacto con algún mentor, que les de consejos para su negocio y les acompañe en todo el recorrido.

"No hay que tener miedo, cuanto más sepan de tu proyecto más posibilidades hay de que te apoyen"

Entre preguntas de los asistentes, Catalina contó los pasos a tener en cuenta antes de emprender: el primero de ellos es hablar con otro emprendedor que pueda contarte su experiencia y ponerse en su piel y el segundo es intentar ponerse al límite y ver hasta donde podríamos llegar en situaciones desesperantes. Para ella; "Ser emprendedor implica llorar y sufrir mucho, porque cada etapa nueva tiene aspectos diferentes a los que enfrentarse"

Otra de las cosas importantes a la hora de desarrollar una idea es contarla a los demás; "No hay que tener miedo, cuanto más sepan de tu proyecto más posibilidades hay de que te apoyen", pero "para que todo encaje es muy necesario tener ganas de emprender". Eso sí, la empresaria afirmó que hay que ser consciente de las limitaciones de cada uno y saber a lo que te enfrentas.

Es asombroso que a lo largo de la carrera profesional de Catalina no haya tenido ningún socio. Ella siempre ha estado rodeada de su equipo, pero a la hora de buscar un socio veía que todos querían buscar la rentabilidad. Sin embargo, ella quería tanto rentabilidad económica como calidad. En este momento, que está en proceso la internacionalización de su empresa, se ha dado cuenta de que es bueno tener un socio estratégico y ahora está buscando la química con alguien que pueda acompañarla en este duro camino en el que siempre ha sentido la soledad del emprendedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por último, Catalina desveló las normas básicas a la hora de invertir en un proyecto y conseguir a un business angel; "Creer en lo que haces es fundamental para que los demás crean en ti, además de ser un buen comunicador y, lógicamente, apostar con tu dinero o con tu trabajo por el proyecto".

Sin duda toda una lección de emprendimiento que animó a los asistentes a defender sus propuestas y dar el paso adelante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo