La economía francesa recobra el aliento

El país vecino empieza a anotar registros positivos en sus principales indicadores macroeconómicos (PIB, producción manufacturera, consumo interno, inversiones y exportaciones), lo que abre nuevas oportunidades comerciales a las pymes españolas.

El principal mercado de la exportación española, Francia, vuelve a abrir oportunidades impulsadas por el crecimiento de su economía en 2014 y 2015. Según el análisis que realiza Crédito y Caución, el PIB francés se incrementará un 0,9% este año (frente al 0,3% de 2013) y un 1,3% en 2015, gracias a la mejora del consumo interno, las inversiones, el sector manufacturero y las exportaciones.

Tal como señala esta entidad de créditos a la exportación, “el consumo privado, que siempre ha contribuido en gran medida al crecimiento económico francés, crecerá un 0,8% en 2014 y un 1,1% en 2015, lo que abre nuevas oportunidades para las empresas españolas”.

Repuntes por áreas
La producción manufacturera también ha empezado a repuntar. Este indicador crecerá un 1% en 2014 y 1,7% en 2015, según las previsiones de Crédito y Caución. No obstante, “aunque se trata de un indicador positivo, después de dos años de contracción de la producción manufacturera, este repunte seguirá siendo escaso teniendo en cuenta los descensos de 2012 y 2013”.

También “moderado” será el crecimiento de las exportaciones (1,8% en 2014 y 3,2% en 2015), aunque hay que valorar en positivo este repunte teniendo en cuenta que las exportaciones francesas han visto mermada su competitividad desde 2002, una situación que ahora empieza a verse a través del espejo retrovisor de una economía en recuperación, que también ha incrementado las inversiones: subirán un 1,1% este año y un más que notable 2,4% para 2015.

Los signos de recuperación de Francia proceden del aumento de su producción manufacturera, sus exportaciones y su consumo interno.

Por sectores, el de alimentación ofrece oportunidades de negocio a las empresas españolas debido a que los consumidores se han vuelto más sensibles a los precios. Para Crédito y Caución, “dado que las empresas se enfrentan a unos costes de producción crecientes, han disminuido los márgenes brutos. Por consiguiente, es frecuente que las empresas alimentarias francesas no puedan invertir lo suficiente, y esto produce un efecto adverso en su competitividad frente a otras empresas alimentarias europeas”.

Por contra, el sector de la construcción “mantendrá su atonía” en el país vecino.

El efecto dominó de la recuperación europea

El país galo es el mercado donde se concentra el mayor número de mejoras sectoriales, según las previsiones del Cuadro 500, elaboradas por Crédito y Caución. Tres son los sectores en los que se deja notar una evolución favorable del clima de negocios: automoción (perspectivas favorables), metalurgia (favorables) y el químico-farma (excelentes). Otros países y sectores que apuntan hacia una recuperación europea son República Checa y Eslovaquia, con una mejora del consumo (perspectivas favorables). En Italia las mejoras de las exportaciones y de la demanda interna también se han trasladado a las perspectivas favorables en el sector agrícola, industria y construcción. Fuera de Europa, el Cuadro 500 registra mejoras en el sector de la electrónica de Japón (perspectivas favorables), “impulsado por la demanda de sus productos internos”. México anota el único empeoramiento en el sector de consumo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo