Decisiones antes de que acabe este año

La reforma cambia la carga tributaria de la venta de un piso, del ahorro, de los planes de pensiones... ¿Qué hacer o qué no antes de 2015?

image
Los tipos que gravan las ganancias de capital se reducen entre un 1-3% en distintos tramos

Además de la rebaja del IRPF y del Impuesto de Sociedades, de las que ya hemos hablado antes, la nueva reforma que entrará en vigor el próximo año introducirá cambios importantes en otras obligaciones fiscales.

Venta de una vivienda. Te interesará vender antes de que acabe el año, especialmente si se trata de una vivienda adquirida antes de 1994. La reforma elimina las correcciones monetarias y los coeficientes de abatimiento que se aplicaban hasta ahora al calcular las plusvalías. Significa que el coste fiscal se eleva de forma importante en las viviendas antiguas: puede haber diferencias de 10.000, 20.000 y hasta 30.000 euros, salvo para los mayores de 65 años y quienes reinviertan en otra vivienda habitual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por contra, la reforma beneficia a quienes hayan comprado recientemente, ya que a estos inmuebles no se les aplica el coeficiente de abatimiento y a partir de 2015 se reducen los tipos a los que tributan las ganancias patrimoniales. Actualmente los primeros 6.000 euros de beneficio tributan al 21%; entre 6.000 y 24.000 al 25% y el resto al 27%. En 2015, los primeros 6.000 tributarán al 20%; entre 6.000 y 50.000 al 22% y el resto al 24%. Y en 2016, todos estos tipos se reducirán un punto más: al 19%, 21% y 23%, respectivamente.

Depósitos, fondos y seguros. La reducción de los tipos sobre las ganancias patrimoniales afectan también a las ganancias obtenidas por depósitos y fondos de inversión. A partir de 2015 se gravará menos el ahorro. Pero lo que puede resultarnos más atractivo para retrasar la decisión es la llegada de un nuevo instrumento financiero, los Planes Ahorro 5, que están exentos de tributar si la inversión se mantiene durante cinco años.

Dividendos. La nueva reforma fiscal elimina la exención para los primeros 1.500 euros de la que disfrutaban hasta ahora los accionistas de empresas cotizadas. Para rebajar la factura fiscal, en este caso, la alternativa es cobrar en acciones y no en metálico, ya que así se pospone el pago hasta que se vendan los derechos.

Planes de pensiones. Si estás pensando en rescatar un plan de pensiones, te interesa esperar a la rebaja del IRPF que se producirá el próximo año. Además, los mayores de 65 años disfrutarán también de otras ventajas fiscales a partir de enero: quedarán exentos de pagar a Hacienda por las plusvalías obtenidas por la venta de acciones o de fondo de inversión, si reinvierten el capital obtenido en una renta vitalicia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Alquilar una vivienda. A los inquilinos les interesa alquilar antes de que acabe el año. A partir de 2015 desaparece la actual deducción del 10,05% para los nuevos contratos, pero se mantendrá para los ya firmados. Hay también cambios en la fiscalidad de los arrendadores, aunque en este caso no pueden hacer nada por evitar pagar más: se reduce del 60% actual al 50% la cantidad exenta por rendimiento del capital mobiliario y desaparece la exención actual del 100% por alquilar a menores de 30 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo