Multinacionales de bolsillo

¿Qué comparte una empresa que vende kits de Crochet con otra que ofrece análisis pormenorizados de un hashtag? Pues pisar con firmeza en el mercado internacional y haberlo conseguido gracias a internet.

image
De izda. a derecha: María José Marín y Alberto Bravo, fundadores de We are knitters, José María Chía, fundador de Pirendo, y Alejandro Vesga.

Vender a través del entorno online es el reto de muchos profesionales autónomos y pymes. Conforme adaptan sus negocios van marcando un antes y un después en su trayectoria empresarial. Los hay, sin embargo, que optan por saltarse el antes y se incorporan ya con todos los posibles canales de comercialización abiertos. Es el caso deWe are KnittersyPirendo, dos jóvenes empresas nacionales que sirvieron para ejemplarizar el tema del último evento organizado por el Centro de Innovación del BBVA:Multinacionales de bolsillo: cómo conquistar el mercado internacional gracias a internetmoderado, en esta ocasión por Alejandro Vesga, director de Emprendedores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde que María José Marín y Alberto Bravo concibieron la empresa, lo hicieron con vocación internacional, por eso la denominaron We are Knitters. En menos de cuatro años la plantilla ha pasado de 2 a 16 personas y la facturación de 24.000 a 1.400.000 euros. El 60% de la suma procede de mercados exteriores. Empezaron por lo fácil, el mercado europeo sin apenas trabas aduaneras ni monetarias, pero ya andan por terrenos más tortuosos, como Estados Unidos.

De recorrido más corto, Pirendo se centra en el mercado nacional y latinoamericano de donde procede más del 35% de sus ventas. De su página web llama la atención el caché de algunos de los clientes que han conquistado en menos de año. “Nunca hemos temido hablar con las empresas grandes”, dijo José María Chia, uno de los fundadores de la compañía. Tal vez sea esta, desprenderse de complejos, la primera clave a asumir por las empresas pequeñas.

No tener miedo a cambiar de rumbo

La adaptación, otra exigencia ineludible para cualquier empresa que se sustente en el entorno digital, es mucho más rigurosa cuando los planes son expandir la comercialización al exterior. “Nuestro objetivo es que cuando una cliente alemana entre en nuestra página piense que somos alemanes e igual en Suiza o Estados Unidos”, señaló María José Marín. Esto conlleva un fuerte desembolso en traducciones y la contratación de personal local para ajustarse a las distintas idiosincrasias.

"El que llega primero se lleva la parte más grande del pastel", afirma María José Marín.

Pirendo, por su parte, no rehuye la identidad nacional. De momento se valen sólo del castellano como puente con latinoamérica. La concepción modular de la plataforma les permite hacer múltiples combinaciones con pocas notas. “Sea cual sea el informe que necesites Pirendo es la herramienta que más se adaptará a tus necesidades de control para tus campañas de social media”.

Anticiparte

Haber ocupado el terreno antes es otra de la fortalezas compartidas por estas jóvenes empresas. “El primero que llega es el que se lleva la parte más grande del pastel”, dice María José Marín, quien anima a cualquiera que esté convencido de tener una buena idea a lanzarse sin miedo, aunque se comenta errores. Y es que, como señaló Alejandro Vesga para concluir el acto, “al final se puede”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo