Emprender desde la Universidad

Representantes de universidades públicas y privadas y empresas surgidas a su amparo o en relación con ellas, compartieron la mesa de trabajo organizada por el Centro de Innovación del BBVA (CIBBVA) en colaboración con la revista Emprendedores cuyo director, Alejandro Vesga, condujo el encuentro.

El tema era El emprendimiento desde la Universidad, acorde “con el modelo de innovación abierta que venimos desarrollando” en palabras de Ignacio Villoch, director del CIBBVA. En este esquema de inteligencia colectiva se dieron cita diversos representantes del mundo empresarial y el académico para debatir qué nos falta para tener nuestro Silicon Valley.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Jugamos en la misma liga” aseveró Arístide Senra, director de Programas de Innovación y Creación de Empresas de la Universidad Politécnica de Madrid. “Cuando hablamos de EE.UU parece que son más listos. No es cierto. Nos diferencia el entorno”.

El clima

Al menos el de la Universidad está cambiando. Emma Crespo,del Parque Científico de la Universidad Carlos III de Madrid, percibe un cambio cultural respecto al emprendimiento junto a un marco legal más favorable.

También Luis Mendes, de la empresa Unono.net, observó que ahora era más fácil atraer la colaboración de docentes de alto nivel a participar en proyectos empresariales.

Una cosa sí echó de menos María Alcolea, de Hub Emprende de la Universidad Europea de Madrid, que sólo parecen apoyarse proyectos de base tecnológica.“No hace falta estar siempre inventado la rueda”.

Qué falta

Y si todos los reunidos convinieron en que el ecosistema universitario está cada vez más abierto al emprendimiento, ¿qué falta para su despegue definitivo? Estos son algunas de las carencias apuntadas:

-Equipos multidisciplinares. Algo que Ignacio Villoch definió como la polinización. “Una empresa no puede ser monocromática” apostilló Víctor González, de www.nextlimit.com

-Consecuencia de la anterior sería la de “dejarnos asesorar” que señaló Arístide.

-Aperturismo. “No es cierto que el conocimiento de universidades se difunda como un magma”, dijo María Alcolea.

-Perder el miedo al fracaso y al cambio, según Beatriz Cerrolaza, de www.alise-devices.com

-Saber reinventarse, dijo Javier Arnaiz, de www.group-pema.com , procedente del mundo del deporte y que ahora regenta una empresa que utiliza termografía infrarroja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En cuanto a los recursos destinados por la Universidad a este capítulo, Juan Manuel Serrano, de Habla Computing, reconoció que “actualmente emprender en la universidad es un lujo”. Una vara para medir el retorno del esfuerzo de las universidades son las patentes y saber cuántas se están explotando, fue otro de los puntos que surgieron en esta mesa de debate.

Internacionalización

También la internacionalización empresarial es más fácil desde la universidad aunque, Manuel Arrufat, de Biicode, subrayó que este es un mérito que debe compartirse con la innovación la cual “permite traspasar fronteras muy rápido”.

Claro que, como recordó Senra, detrás de una idea debe haber mayor capacidad de ejecución, cualidad que le hizo soltar el bolígrafo al ver el proyecto de Ramón Martínez, de www.dentared.com, quien antes de montar la plataforma tenía ya cientos de odontólogos registrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo