Radiografia de la mujer emprendedora

Las mujeres que se deciden a crear una empresa en España destacan el bajo apoyo de las instituciones: el 89% cree que no se fomenta la creación de empresas y el 70% opina que los principales responsables son el Estado y las Comunidades Autónomas.

Una opinión que se basa en las dificultades que encuentra este colectivo para poner en marcha su negocio. Según datos de la Radiografía Sage de La Mujer Emprendedora, elaborado por Sage: Tan sólo el 11% de las mujeres emprendedoras que se lanzaron a la aventura de crear su propio negocio obtuvieron ayudas y préstamos del Gobierno y las Comunidades Autónomas, por lo que un 36,5% hubo de recurrir a la autofinanciación para llevar a cabo sus proyectos empresariales, un 23% logró ayuda de sus familiares y un 7% consiguió apoyo económico a través de inversores privados y business angels.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Este estudio pone de manifiesto el descontento generalizado del colectivo con las instituciones: el 89% asegura que no se fomenta la creación de empresas y para el 70%, son las Comunidades Autónomas y el Estado los principales responsables. Precisamente esa falta de financiación (el 38% necesitó entre 10.000 y 50.000 € de inversión para iniciar su proyecto empresarial) es, para el 26%, una de las principales barreras con las que se topan para crear una empresa, así como las cargas fiscales que la emprendeduría acarrea (para el 24%).

La banda de edad en la que se inicia un negocio en este colectivo está entre los 35 y los 44 años


Otro de los escollos que marcan la situación del colectivo es la actual Ley de Emprendedores: más de la mitad de las mujeres emprendedoras (59%) afirma que no supone una ayuda real para sus negocios, por lo que demandan, principalmente, una mejora en los incentivos fiscales a las empresas (necesaria para el 75%), aplazar el pago de IVA de las facturas pendientes hasta su cobro (65%) y, además, mejorar las condiciones de acceso a la financiación (61%).

Comercio y hostelería, sectores principales

El estudio refleja también datos sociodemográficos de este colectivo, donde casi la mitad (48%) de las emprendedoras trabajan en el sector comercio y en el sector hostelería y la banda de edad para iniciar un negocio oscila entre los 35 y 44 años. La decisión de emprender está motivada por la falta de alternativas en el mercado laboral, según afirma el 41% de estas mujeres, muy por encima de otros factores como la autorrealización personal y la reorientación de la carrera laboral (16,8% y 17,1% respectivamente).

Quienes más apoyan y animan a la mujer a emprender son los familiares y los amigos (56,2%), un 6% más que en el caso de los hombres. Tras haber tomado la decisión de emprender, las mujeres encuestadas valoran, por encima de los beneficios profesionales, lo que les ha supuesto comenzar su propio proyecto empresarial a nivel personal: autorrealización, satisfacción personal… y destacan el tiempo invertido, la burocracia y la incertidumbre como los peores factores a la hora de emprender.

Por último, el 35% de las mujeres emprendedoras consultadas declaran que necesitan mejorar sus conocimientos respecto al marketing (35%), las nuevas tecnologías (24%) y las áreas de gestión empresarial (23%).

Publicidad - Sigue leyendo debajo