Descubre una forma verdadera de ganar dinero desde casa

Es ya bastante conocido que el marketing de contenidos constituye una estrategia de lo más beneficiosa para los negocios, ya que genera información práctica y de utilidad en relación con el sector o el comercio en el que aquellos se inserten.

Dicha táctica forma parte de lo que se conoce como “inbound marketing”, y su fin primero no es la venta directa, sino que va orientada más bien a conseguir buena reputación y la mejor imagen posible para las empresas.

No obstante, empleándolo de la forma correcta, el marketing de contenidos tiene la capacidad de generar ventas para los comercios. Lo más habitual es que estas se produzcan indirectamente, aunque en algunas ocasiones tienen lugar también de manera directa.

Cómo funciona un programa de afiliados

Dentro de las formas de ventas relacionadas con el marketing de contenidos, sin duda alguna la principal es el programa de afiliados. Esto consiste en crear una red de blogs, o bien entrar en contacto con blogueros activos dentro de un sector determinado, para que estos creen información de valor acerca del negocio (si te interesa este tema y quieres contar con tu propio blog, aquí podrás observar cómo comprar un dominio, uno de los pasos fundamentales para crear tu sitio online).

En el momento que se ha creado ya un contenido, pueden empezar a producirse ventas en ese mismo blog. Son varios los métodos que se pueden seguir. Un post puede contener una llamada a la acción. Una vez que se ha convencido a los usuarios y se han explicado sus numerosas ventajas, tan solo hay que destacar que este se puede comprar en la landing page a indicar.

Aquellos que prefieran ir un poco más despacio pueden convertir a los lectores en un “lead” y no en un comprador. Para ello, la llamada a la acción tiene que llevar a ampliar la información, cumplimentar un formulario, o directamente a la descarga de una muestra gratis.

Otras estrategias de marketing de contenidos que también te pueden interesar

Existe otro buen método que se emplea a la hora de generar ventas directas mediante el marketing de contenidos, que es la publicidad. Es decir, a través por ejemplo de banners o con sistemas de pago por clic. Otra posibilidad con la que cuentan los interesados en este tema es diseñar un widget fácil de insertar en un blog. De este modo, la ventana que se genere funcionará como una especie de pequeña tienda online que, además de producir una venta, mejorará el posicionamiento SEO mediante la creación de “backlinks” naturales.

A la hora de monitorizar el alcance de las ventas gracias al marketing de contenidos, la mejor vía es pactar con el bloguero un seguimiento, o incluso acceder a una plataforma especializada en programas de referidos, ya que estas contabilizan, entre otros datos de interés, las ventas y el tráfico. Junto a la opción de vender, sea de forma directa o indirecta, el marketing de contenidos proporciona interesantes ventajas a los negocios, que conviene plantearse aprovechar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo