Los valores personales juegan un papel fundamental a la hora de pensar y actuar con perspectiva. Pregúntate, si lo que vas a hacer, ¿realmente encaja y responde a tu escala de valores y gustos personales?

La búsqueda del crecimiento y el enriquecimiento personal te da las razones con las que diferenciar lo importante de lo irrelevante. Actúa en función de ello y no te traiciones a ti mismo. Pregúntate, antes de acometer algo, si realmente va ayudarte a crecer y formarte como profesional y como persona.

Tanto si son a corto o a medio plazo, como si están dentro de tu ámbito profesional o personal, tienes que elegir en función de tus objetivos ya definidos. Analiza previamente si lo que vas a hacer realmente te va a acercar a tus propósitos para hoy o para esta semana.

Un mapa vital o plan maestro identifica las metas que quieras conseguir a largo plazo. Además de inspirarnos y estimularnos, estas metas nos ayudan a discernir. Pregúntate: “Esto que voy a hacer, ¿realmente va a tener un impacto directo y beneficioso en mi plan de vida?”.