Hay que reestructurar el comercio

Según datos de Eurostat, España es el segundo país de Europa con mayor número de comercios minoristas (el primero es Italia). Una posición que, sin embargo, no significa una ventaja evidente. Alemania o el Reino Unido, con menos de la mitad de establecimientos, duplican tanto las personas ocupadas en este sector como la cifra de negocio.
Es decir, tenemos más comercios pero son la mitad de competitivos.

Además, la tendencia de los últimos años de crecimiento en el número de establecimientos, ha mantenido más o menos invariable la densidad comercial, que ronda los 69 habitantes por tienda.

Aprovechar la crisis
Esta alta densidad comercial no ha hecho sino incrementar los efectos de la actual crisis, estimándose que en el último año han podido cerrar unos 30.000 comercios (el 5% del total) y se prevé que puedan llegar a los 100.000.

Bien sea por la actual coyuntura o por la baja competitividad, parece que el Gobierno está perfilando un plan de reestructuración del comercio detallista. De lo que ha trascendido hasta ahora, este plan contemplaría, por un lado, incentivos públicos a la prejubilación para paliar el exceso de oferta. Y, por otro, subvenciones, ayudas y créditos fiscales para la renovación y modernización de la oferta, la introducción de la tecnología y el relevo generacional.

Una modernización que pasa necesariamente por una reconversión de los espacios urbanos en muchas ciudades, para poder equiparar el nivel de esta oferta a la de los centros comerciales.

Gestionar Cookies