Laa crisis y la competencia de cadenas de comida rápida, como McDonald’s, que ya ofrecen cafés a un precio mucho menor que Starbucks, han hecho mella en los resultados del grupo de cafeterías. Ante la situación, el gigante estadounidense ha cambiado su rumbo… y lo ha hecho echando mano del benchmarking. En este caso, la empresa ‘copiada’ ha sido Toyota, y la copia ha recaído en su modelo de producción.

La idea, según informa The Wall Street Journal, ha sido del director de estrategia de la enseña, Scott Heydon, junto a un aprendiz del sistema just in time de la empresa automovilística. ¿En qué se traduce esto a la hora de preparar cafés? Al parecer, el 30% del tiempo que los trabajadores emplean para hacer el café se pierde en caminar, agacharse o coger los ingredientes. Así, la intención de Heydon es reducirlo. Las cuentas son sencillas: a menos tiempo por café, menos empleados necesarios.

Para muestra, un botón. En uno de los primeros establecimientos en los que se empezó a testar la idea, se les ocurrió, a la hora de preparar ‘frapuccinos’ (café frío con caramelo, chocolate, etc.), acercar la leche a la zona en la que se preparan las bebidas, alejar los ingredientes menos populares y poner la nata, el chocolate y el caramelo en el lugar donde se entrega el producto al cliente. ¿El resultado? 8 segundos menos en un proceso de 45.

Aunque hay quien se queja de ‘robotización’ de los empleados, de momento, la reestructuración les está funcionando. Starbucks obtuvo en el tercer trimestre un beneficio neto de 151 millones de dólares, frente a los 6,7 millones de dólares de pérdidas del mismo período del año anterior.