Marketing eficaz: la increíble promoción que se agotó en solo 10 minutos

La aerolínea Qantas puso a la venta billetes para un vuelo con despegue y aterrizaje en el mismo aeropuerto… Y colgó el cartel de “completo” en apenas 10 minutos.

La increíble historia de una oferta comercial que se vendió en solo 10 minutos

El sector de las aerolíneas ha sido uno de los más castigados desde que comenzara la crisis de la covid-19 a mediados de marzo. Durante algunos meses, la mayoría de los vuelos comerciales fueron suspendidos en varios países, para más tarde limitarse o, simplemente, no alcanzar la demanda habitual antes de la pandemia. Así, las empresas buscan mantener sus ingresos rebajando los precios o siendo más originales que su competencia. En este sentido, repasamos la historia de una oferta comercial que se vendió en tan solo 10 minutos.

La compañía australiana Qantas puso a la venta el pasado jueves unos billetes un poco “atípicos”. El vuelo, en un avión modelo Boeing 787 Dreamliner, aterrizará el 10 de octubre en el mismo aeropuerto del que despegó. Entre medias, siete horas de recorrido turístico por los principales atractivos de Australia. Sídney -desde donde despegará y aterrizará- el monolito rojo Uluru, las Islas Whitsundays, la Gran Barrera de Arrecifes… Sin duda, grandes atractivos turísticos, que ahora podrán disfrutarse desde el aire. Además, sus pasajeros no necesitarán pasaporte ni cuarentena.

Qantas explica en un comunicado de prensa que “el vuelo panorámico especial está diseñado para cumplir con la experiencia de viaje que muchos australianos se han perdido durante la pandemia de la covid-19. Los viajeros frecuentes han dicho que solo quieren subirse a un avión de Qantas y experimentar la alegría de volar de nuevo”.

Una oferta comercial de altos vuelos que se vendió en 10 minutos

Sin duda, la iniciativa de la aerolínea ha tenido una gran acogida entre el público australiano. 10 minutos bastaron para vender todos los billetes disponibles, que abarcaban precios entre los 490 y los 2.350 euros. “Probablemente sea el vuelo que más rápido se ha vendido en la historia de la compañía”, reconocía un portavoz poco después de conocer la noticia.

No obstante, la idea mantenía cauto al CEO de Qantas, Alan Joyce, quien días previos al lanzamiento de los billetes declaraba que “si hay demanda, consideraremos hacer más de estos vuelos panorámicos mientras todos esperamos a que se abran las fronteras». Parece que así será.

La gran noticia para la aerolínea ha supuesto la decisión del regreso de los vuelos sobre la Antártida que ofrecía antes de la pandemia. Sin duda, un soplo de esperanza para la compañía, que el pasado junio anunció un recorte en la plantilla que afectó a 6.000 personas, además de la externalización de los servicios de tierra, que podría suponer la pérdida de otros 2.500 puestos de trabajo.