Catas de vino con gamificación para llegar al público más joven

Es la propuesta de Bebedistinto, una startup fundada por jóvenes emprendedores para dar a conocer vinos de pequeños productores

catas de vino

Catas de vino con gamificación para acercar el mundo del vino al público joven quitando seriedad al asunto pero con todo el amor y respeto por el universo vinícola. Esa es de forma muy resumida la propuesta de los dos fundadores de Bebedistinto, una empresa fundada en 2019 por dos economistas, Mar García y a Xavier Zapater.

Han creado la empresa sobre los pilares de la variedad, la personalización y la experiencia, a partir de un concepto que simplifica el complejo mundo de la enología, para captar a nuevos consumidores desde una perspectiva más fresca, con el juego como gran aliado. Una especie de Trivial sobre vinos.

Sus fundadores reivindican su pasión por el mundo del vino, aunque con un pero: “Nos parece que está anticuado, que impide que la gente joven se arriesgue a pedirlo en cualquier bar. Nos disgusta mucho la típica expresión ‘es que yo no sé de vinos, no sé cuál pedir’, y quisimos romper con ella. Y así nació Bebedistinto, sobre la idea de que el camino para dar a conocer el vino era la diversión”, explica Xavier Zapater.

Y como al fin y al cabo es un negocio que aspira a que el consumidor aprenda y descubra nuevos vinos, todo está montado sobre una cuidada selección de las referencias que entran en su juego, vinos realmente bien elaborados pero que no se encuentran en cualquier supermercado, a precios aceptables para todos los bolsillos.

“Aunque durante los meses de pandemia la venta de vino online creció, para el sector fue un momento difícil, al dejar más patente que nunca la dependencia de los productores a la restauración. No había restaurantes abiertos, por lo que tuvieron que intentar vender por otros canales, para los que muchas bodegas no están preparadas”, apunta Zapater.

Por eso, buscan bodegas pequeñas y vinos ausentes de los grandes lineales, que tienen bonitas historias detrás, y para las que Bebedistinto es un estupendo vehículo para crecer en el mercado.

Un impulso a las pequeñas bodegas

Clasificadas en tradicionales, ecológicas o naturales, algunas de esas joyas escondidas con las que colaboran habitualmente son L’Apical, Tomàs Torres, Kármán Wines, Godelia o Vinyes Tortuga. Las empaquetan en una divertida caja, que se puede personalizar, junto a un entretenido a la vez que pedagógico juego de 35 preguntas de cata y curiosidades vinícolas relacionadas con los vinos de la caja y con la enología en general.

¿Qué es una vendimia “tardía”?, ¿En qué proceso el vino adopta su color? o ¿Quién dijo “El vino todo lo hace posible”?, son algunas de las cuestiones a las que se enfrentan los participantes mientras degustan los vinos, aprendiendo sobre su origen, forma de elaboración o sus características organolépticas. Una experiencia fabulosa que cuenta con cada día más adeptos, y que ha despertado el interés hasta de elBullifoundation, incluyéndola como un ejemplo de best practices en experiencia de cliente para un libro sobre Food Delivery que prepara para incorporar a la Bullipedia.

Catas de vino y regalos personalizados

Bebedistinto es, por tanto, un potente canal para llegar al nuevo público que necesita el mundo del vino, “gente a la que le gusta pasarlo bien, disfrutar de momentos con amigos y probar cosas nuevas”, comenta Mar García, y “además es un regalazo, ya que damos la opción incorporar una divertida postal con mensaje personalizado para el destinatario”. 

De hecho, el equipo ya tiene preparado el catálogo de Navidad 2022, porque también se postula como un regalo de empresa original y ultrapersonalizado, alejado del manido y pasado de moda lote navideño.

Una buena apuesta por proyectos de proximidad y producto nacional y sostenible, ya que la caja está llena de detalles corporativos, presentados con materiales reciclables y reutilizables, que ya han probado compañías como Sendcloud o Novo Nordisk. Otras como Facebook o Huawei han elegido la versión virtual del juego en catas virtuales, para realizar por equipos o de manera individual, guiados, totalmente privados y personalizados, y que incluyen el envío de los vinos a cada participante.

Y para redondear la experiencia, tanto para empresas como particulares, Bebedistinto organiza catas presenciales privadas en Barcelona para grupos de 6 a 20 personas. En ellas, el grupo elige el tipo de vino a catar, y realiza el juego en directo mediante el teléfono móvil, convirtiéndolo en una actividad “competitiva” con un premio al ganador. Una opción muy divertida para celebrar aniversarios, cumpleaños, despedidas, o simplemente disfrutar de una actividad distinta y original durante el fin de semana.

Puedes leer más sobre innovar en el mundo del vino aquí: De La Tienda del Espía a querer ser el “Amancio Ortega de los vinos” con La Bodega del Humor.