10 tendencias que marcan el mercado de la energía

Oportunidades y amenazas en un sector clave que exige innovación y cambios para adaptarse a las necesidades de los usuarios

energia

El futuro del sector de la energía es incierto. Aquí y fuera de nuestras fronteras. Tras un año marcado por el alza desorbitada de los precios en la luz se avecinan más subidas para este año, además de otros cambios que van a ser claves para el futuro de este sector.  

Otovo, la compañía noruega especializada en instalaciones para el autoconsumo fotovoltaico residencial, apunta 10 tendencias clave que van a marcar el mercado de la energía en el próximo año:

Los precios de la energía subirán

Si en 2021 los precios de la energía han sido extraordinariamente altos, en 2022 van a seguir la misma senda. En gran medida, los precios al consumo para 2022 ya están fijados en toda Europa, a través de contratos a largo plazo y regulaciones de precios.

¿Por qué? La electrificación de los hogares y los automóviles dará lugar a una mayor demanda de energía eléctrica. Al mismo tiempo, la creciente preocupación por reducir la huella de carbono derivada del uso de energía incrementará el coste de la contaminación del mercado europeo de emisiones de carbono.

A esto se suma que los precios del gas y del carbón se encuentran en máximos cíclicos, lo que dará lugar a un aumento del coste de la energía. Además, las inversiones previstas en la red de energía se transferirán a los consumidores a través de las tarifas reguladas.

La volatilidad del precio de la electricidad aumentará

Las diferencias de precios de hora a hora y de día a día (volatilidad intradiaria e interanual) serán mayores y más frecuentes.

Con una mayor producción de energía que depende de las condiciones meteorológicas (energía solar y eólica) y menor capacidad térmica disponible cuando se cierren las centrales nucleares y de carbón, la variación en la producción de electricidad aumentará, repercutiendo directamente en unos precios más inestables. Esta volatilidad de tarifas y precios durante el día es algo que ya vivimos en España desde el verano pasado, con la nueva estructura de tarifas durante el día.

Las estaciones están cambiando

Los precios de la electricidad verán cambios estacionales que ya no siguen la imagen tradicional de «precio bajo en verano, precio alto en invierno».

¿La razón? Porque se están construyendo interconexiones, es decir, cables entre países, entre Noruega y Reino Unido y Alemania, de norte a sur en Alemania, entre Francia y España, del sur de Escandinavia a Polonia. Esto significa que cada país está cada vez más influenciado por el clima y los niveles de producción en otras partes de Europa.

Además, la electrificación de la cocina o calefacción en hogares y automóviles significa más consumo a lo largo del año, y las nuevas formas de producción de energía como la solar y la eólica también tienen su propia volatilidad.

El cobro por congestión será más común

Cada vez más países comenzarán a introducir precios de congestión en los acuerdos de consumo, como tarifas de carga o precios por tiempo de uso, para impulsar cambios de comportamiento en el consumo. En esencia, esto significa que habrá recompensas por ducharse más temprano en la mañana y penalizaciones por cocinar la cena al mismo tiempo que todos los demás.

La electrificación conduce a una mayor diferencia de carga -cuánta energía se consume al mismo tiempo- en la red. El consumo máximo será mayor, y el número de horas donde la red estará congestionada y bajo tensión aumentará. El chiste de planchar a medianoche para ahorrar no dejará de tener su punto de realismo.

El boom de la energía solar

La generación de electricidad local y renovable tendrá sentido y será competitiva con la energía de red en más mercados, y para más usuarios. La energía solar residencial y comercial se expandirá a medida que más y más usuarios tomen conciencia de la oportunidad de ahorrar con energía solar.

La explicación es que en Europa la previsión para 2022 es que 1,2 millones de viviendas añadan paneles solares a sus techos (IEA y Otovo). Esto supone un crecimiento del 20% con respecto a 2021, a medida que los nuevos programas estatales de subvenciones y los altos precios de la electricidad motiven a más personas a adquirir paneles solares.

Más sistemas de incentivos basados en impuestos

Europa empezará a dejar de lado los sistemas de incentivos relacionados con el uso de paneles solares y baterías de energía, como pagar a los consumidores por la energía que vuelcan en la red (tarifas de vertido de excedentes) o la medición neta; y empezará a establecer más sistemas fiscales, como deducciones fiscales o tipos de IVA más bajos en dispositivos de energía verde.

Esto será así porque, a principios de diciembre, la Comisión de la Unión Europea abrió el camino para el 0% de IVA en paneles solares, bicicletas eléctricas y otros productos y servicios de energía verde. Muchos estados miembros de la UE también están pasando de incentivos energéticos a incentivos fiscales.

Los vehículos eléctricos utilizarán cada vez más energía solar

Las ventas de vehículos eléctricos superan el 10% en la mayoría de los países europeos. La propiedad del vehículo eléctrico está estrechamente relacionada con la propiedad de paneles solares y esta tendencia probablemente se fortalecerá en 2022. Veremos más coches eléctricos cargados de energía obtenida en el techo del garaje o de casa.

¿Por qué? El 57% de los conductores de vehículos eléctricos británicos dijeron que tienen o están considerando añadir energía solar en sus hogares con el fin de cargar sus coches con energía «casera». Hay una clara correlación entre la propiedad de vehículos eléctricos, la conciencia del uso de la electricidad y el interés por la energía solar.

Además, la eliminación gradual de la facturación neta o las tarifas de excedentes para la energía solar mejorarán la comercialización del autoconsumo, probablemente aumentando la adopción de vehículos eléctricos para los hogares que funcionen con energía solar.

El consumo inteligente de energía será importante

Cada vez más consumidores se darán cuenta de la importancia de consumir energía de forma inteligente, lo que se traduce en optimizar el tiempo de uso y reducir las cargas máximas. Los servicios y soluciones que ayudan a los consumidores a optimizar su consumo de energía estarán más disponibles. Por ejemplo, Tibber, la compañía noruega de ahorro de electricidad, ha experimentado un enorme crecimiento en los últimos meses a medida que los precios de la electricidad han aumentado.

¿La razón? Cuando la volatilidad del precio intradía es alta, es cada vez más importante consumir electricidad durante las horas del día en las que los precios son bajos. Mientras que la curva de precios puede ser muy diferente de día en día, por lo general los precios de la electricidad son altos por la mañana y por la tarde – mientras que son relativamente bajos durante la noche y a menudo también en el mediodía.

Retrasar el arranque de la caldera de agua después de la ducha de la mañana durante unas horas puede, por ejemplo, ahorrar varios euros, mientras que la carga de un vehículo eléctrico por la noche en lugar de cuando se vuelve del trabajo por la tarde puede ahorrar aún más. Aunque individualmente estos cambios de tiempo en el consumo pueden tener un impacto económico modesto, combinados pueden sumar ahorros significativos durante un año.

Las baterías se popularizarán

La comercialización de las baterías residenciales y comerciales mejorará drásticamente, con una mayor volatilidad del precio de la electricidad, precios de congestión y eliminación de las tarifas de alimentación. Añadir a esto que la continua disminución de precios y la introducción de productos más amigables para el consumidor harán de 2022 el año en que las baterías se convierten en un elemento doméstico.

En 2021 se venderán 185.000 baterías domésticas en Europa. Es un año récord, y las cifras de ventas en la última parte del año indican un crecimiento continuo durante todo 2022 y más allá.

Los precios de la energía solar se estabilizarán

El continuo crecimiento de la demanda, combinado con la escasez de suministro de hardware debido a las interrupciones en la cadena de suministro post-Covid, el aumento de los precios de las materias primas en general y la limitada capacidad de instalación en varios mercados clave, han dado lugar a un aumento de los precios de la energía solar en 2021. Esto se estabilizará en 2022.

¿Por qué? Las interrupciones en la producción debido al Covid, junto con los aumentos de la demanda debidos a los altos precios de la energía se han combinado para tensar el mercado de equipamiento fotovoltaico. Además, en los últimos 18 meses se ha producido un enorme aumento de los costes de transporte de China a Europa, debido en parte a la actual pandemia de Covid.

En concreto, para los paneles solares, los precios en el mercado europeo han aumentado considerablemente durante 2021. Además, los costes de transporte de contenedores desde China a Europa se han disparado desde mediados de 2020. La situación del suministro parece estabilizarse en la transición entre 2021 y 2022, pero un desfase entre la producción y la entrega significaría que ciertos retrasos en la estabilización de precios en el mercado minorista.

Puedes ver algunas de las startups de energía más innovadoras de España aquí.