Inversión en startups: errores de novato que frenan la llegada de fondos

Tener claros cuáles son los recursos que necesitas para escalar y presentar de forma sencilla y clara el proyecto es clave para convencer a los inversores

startups

No recibir ese apoyo es crucial para continuar en un mercado que por otro lado es cada vez más competitivo a la hora de llamar la atención de los inversores. Miles de startups presentan sus proyectos ante potenciales inversores, pero la realidad es que las que lo consiguen son una minoría. ¿En qué fallan las startups que se quedan en el camino?

Desde Metxa Aceleradora de Proyectos para Emprendedores, una aceleradora de startups de Vitoria-Gasteiz que impulsa e invierte en startups, apuntan errores muy comunes que frenan la llegada de fondos y que a menudo tiene que ver con la falta de cultura de los fundadores sobre cómo funciona el ecosistema inversor.

La primera clave es que los emprendedores estén seguros de que la inversión que están pidiendo es la que necesitan, y que realmente tiene un sentido dentro de su plan financiero. En muchas ocasiones se descuida la rama financiera de la empresa, olvidando que es una de las facetas más importantes del proceso de inversión.

Recursos para escalar startups

Los fundadores deben tener muy claro cuáles son los recursos que necesitan para escalar el negocio, además de ser capaces de reflejarlo en unas proyecciones financieras que le puedan dar una visión clara al inversor. Estas proyecciones deben realizarse desde una óptica realista y nunca deben ser adornadas, ya que, tarde o temprano, el inversor acabará dándose cuenta de que esas proyecciones no corresponden con la realidad de la empresa.

Elaborar un buen pitch

Las primeras impresiones son de suma importancia. Es más, casi diríamos que son determinantes y, en este contexto, el pitch será lo primero que los inversores escuchen y vean. El pitch es la herramienta fundamental de persuasión que debe dominar todo/a emprendedor/a que quiera destacar desde el primer momento.

A la hora de elaborar un pitch, recuerda que no conviene alargarse mucho con el discurso, ya que, cuanto más hablemos, más difícil será mantener la atención del oyente. Lo ideal es tener en cartera varias versiones: una más corta de 5 minutos y otra más extensa de unos 10-15 minutos. Cada una de estas versiones debe usarse dependiendo del contexto en el que se esté presentando el proyecto.  

Tecnicismos. No utilices demasiados tecnicismos, de lo contrario, los/as inversores/as que no estén familiarizados con tu sector y su jerga no serán capaces de entender tu proyecto. Nadie invertirá en un proyecto que no comprende.

Se claro/a y conciso/a. Identifica cuáles son los puntos diferenciales clave de tu proyecto y sintetiza esa información lo mejor que puedas. El objetivo es que entiendan porqué tu proyecto tiene potencial y porqué es diferente a los demás.

El lenguaje no verbal corresponde al 55% de la comunicación global. De lo que entendemos, un 7% es el contenido de lo que decimos, un 38% es cómo lo decimos y un 55% corresponde con el lenguaje no verbal que utilizamos al ahora de expresarnos. Esto incluye tanto la imagen (el vestuario, el estilo, etc.) como los movimientos que hagamos en el escenario, la seguridad con la que hablemos…

Storytelling. Ayuda a establecer una conexión emocional con el narrador y su audiencia gracias a la enorme capacidad que tenemos para recordar historias o cuentos. Es un procedimiento muy valioso a la hora de retener la atención de nuestro público y conseguir que se acuerden de nuestra historia.

Puedes leer más sobre conseguir financiación aquí: Qué aconsejan los expertos para obtener financiación ahora.