La maravillosa rutina de… Carlota Mateos

La revista Emprendedores y SEAT se han unido para localizar a los principales emprendedores del panorama español. Hemos querido conocer cuál es esa rutina que les ha hecho tan especiales y ellos nos la han mostrado mientras disfrutaban de la conducción del nuevo SEAT ATECA. En esta ocasión descubrimos los secretos de la cofundadora del club de calidad Rusticae, Carlota Mateos.

image

Cuando Carlota Mateos e Isabel Llorens crearon Rusticae en 1996, los pequeños hoteles con encanto y el turismo rural eran poco más que una quimera en el sector turístico español. Hoy, veinte años después, se ha convertido en el club de calidad de pequeños hoteles líder en España y con presencia en Portugal, Latinoamérica y Arco Mediterráneo, hasta un total 300 hoteles repartidos por 17 países.

En su opinión, lo que más ha cambiado “desde que arrancamos hasta ahora es que hemos tenido que reconvertirnos de una empresa del siglo XX a otra del siglo XXI. Y eso ha pasado por apostar por una inversión en tecnología muy fuerte, por unos procesos muy bien planificados y por una línea de comunicación muy fluida. Al final es el trío de innovación, de eficiencia en los procesos y comunicación efectiva, lo que conduce hacia el éxito”.

Precisamente esas tres cualidades (innovación, eficiencia y conectividad) son las que más destaca del nuevo SEAT ATECA, tras haber podido disfrutar unos días de su conducción. Hoy, Carlota Mateos nos invita a conocer esa rutina que le ha llevado directa hasta el éxito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fuera estrés

Durante bastante tiempo vivió muy estresada, así que de un tiempo a esta parte ha incorporado tres hábitos que le permiten vivir más tranquila: “No anticiparme, no agobiarme con la carga de trabajo y aprender a decir no, tanto en mi vida profesional como personal. Desde que he incluido estos hábitos mi vida es mucho mejor, más sosegada”. En la imagen, posa junto al nuevo SEAT ATECA cerca de las instalaciones de Rusticae.

Cuida de sí misma

Consciente de la enorme responsabilidad que conlleva dirigir un proyecto de la envergadura de Rusticae, reivindica la importancia del cuidado de uno mismo: “Es esencial, y para el emprendedor con mucho más motivo, porque si no estamos en armonía interna y con nuestro centro bien asentado, al final llega un momento en el que pagas un alto precio”. 

Vendedor de sueños

"Hay un vendedor detrás de todo emprendedor porque al final tienes que enamorar a mucha gente: a tus empleados, proveedores, clientes. Todos tienen que estar convencidos de que tu idea es realizable y has de conseguir que te quieran acompañar en este viaje”. En la imagen, durante una reunión con el equipo.

Asistente de aparcamiento

Como las oficinas principales están en las afueras de Madrid, tiene que recurrir al coche cada vez que tiene alguna reunión en la capital, algo que ocurre a menudo. Muchas de esas veces, el aparcamiento puede convertirse en un problema. Por eso, una de las prestaciones que más le ha gustado es la Top View Camera (visión 360º) que permite una visión de todo el vehículo, y además el sistema inalámbrico de recarga del móvil.

Sello de calidad

Una de sus actividades principales, que también realiza en coche, es la visita a los hoteles, tanto a los que ya son clientes de Rusticae como a los candidatos a serlo. Muchos de ellos son rurales y están en zonas de difícil acceso. En la imagen, con la interiorista y directora Marga Pérez.

Compromiso y participación

Participa en muchas conferencias y mesas redondas sobre emprendimiento, turismo e igualdad de género. Es una parte muy importante de su actividad profesional que le enriquece. “Cuando algo te apasiona es la gasolina para enfrentar todo lo que eso trae consigo que es mucho y a veces muy complejo”. En la imagen, entrando en el coche y programando en el GPS la ruta para dirigirse hacia su nuevo destino.

Fuera horarios

Procura salir pronto, entre las 17,00 y las 18,00 horas y cenar en casa con su familia. Dedicarles un tiempo “de calidad”, jugando al parchís, dando un paseo o haciendo alguna actividad juntos. Pero, eso sí, no es infrecuente que después de que sus dos hijos se acuesten, todavía se quede trabajando un poco más en el ordenador.


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Publireportajes