Agencias Inmobiliarias: Calma chicha tras la tormenta

Un cierto optimismo impera en el sector. Su recuperación paulatina hace pronosticar un ligero repunte para dentro de unos años. Tras el reajuste obligado por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, las empresas que han sobrevivido aprovechan mejor la escasa demanda existente.

Servicios financieros: A la espera de la recuperación

No hay oportunidades interesantes en un sector que no experimentará crecimiento hasta que la situación económica mejore. A la espera de la recuperación económica, su presencia se reduce sólo a seis enseñas

Salud: La demanda tira de la oferta

Al tratarse de un mercado con bastante oferta, los negocios que se especializan para diferenciarse (clínicas de blanqueo dental, gimnasios para mujeres, tratamientos revolucionarios para la mejoría física…) representan una de las mejores apuestas.

Oficina y papelería: Menos tradicionales, más franquicias

Las papelerías son un actividad empresarial de reducido margen de maniobra, con unas ventas que se concentran en el inicio del curso escolar y la reposición de material escolar y de oficina. La tendencia es ofrecer mayor variedad de productos a costes más competitivos.

Educación y ocio infantil: Un alumno que progresa adecuadamente

La de este sector es la historia de un alumno esforzado, que cada año supera los exámenes, pero sin cumplir las expectativas que los profesores esperan de él. Esto no debe ocultar los méritos de una actividad que, de nuevo, ha aprobado el curso en un contexto económico complejo.

Tintorerías: En proceso de reactivación

Al ser este un mercado convulso existen nichos de oportunidad nuevos. Los servicios de recogida de ropa y entrega a domicilio, por ejemplo, se vislumbran como una de las principales tendencias. Aún quedan opciones en ciudades en las que no hay saturación de los nuevos conceptos.

Informática y telecomunicaciones: Se busca innovación

Plano, en cuanto a novedades y a la propia evolución de la actividad. Esta es la radiografía de un sector que, si bien trabaja con una oferta dinámica, es poco “atrevido” al plantear métodos de venta alternativos. Algo necesario para alejarse de la competencia del mercado.

Hostelería: Las recetas básicas del crecimiento

En constante ebullición de novedades, la hostelería aborda la caída de consumo con tiques económicos y negocios que han optimizado su estructura para adaptarse al actual escenario, un esfuerzo que, unido a ciertas señales esperanzadoras, hacen pensar en un tímido repunte.

Moda: Tocado sí, pero no hundido

Especialización y una oferta diferenciada. Estas son dos de las principales vías para capear una crisis que ha dejado al mercado del mueble bastante noqueado, con una notable caída en los ingresos, una tendencia a la baja que parece está empezando a moderarse.

Hogar: El consumo no da la talla

Tras un 2012 complicado, la entrada de actores internacionales y la ralentización en el cierre de locales permiten vislumbrar sutiles signos de recuperación. Un dato positivo: aunque el sector textil, en general, cayó, los ingresos de las franquicias en este segmento crecieron.