Innovar, sí, pero con criterio

La estrategia de innovación de la franquicia de marketing olfativo Ambiseint en la era Covid.

Fernando Castillo director general de Ambiseint

“Viví ya otra crisis sanitaria, con la gripe A [2009], y ocurrió exactamente lo mismo que ahora”, recuerda Fernando Castillo, fundador y director general de Ambiseint, al preguntarle acerca de cómo reaccionaron, tras el shock inicial del coronavirus, en esta cadena especializada en marketing olfativo y ambientación profesional. “Entonces [con la gripe A] fue una locura, la gente quería todo ya, gel hidroalcohólico y productos similares, pero esas cosas fueron perdiendo su demanda. Surgieron muchas empresas efímeras, centradas en ese tipo de oferta, pero que no perduraron en el tiempo. A partir de esta experiencia, tuve claro que debíamos hacer algo, pero sin perder el foco en nuestro negocio principal”.

Hecha este reflexión, Ambiseint ha ampliado su línea Covid, donde, al margen de geles hidroalcohólicos –“como puede tener todo el mundo”– han desarrollado una serie de productos propios. “Uno de ellos es una máquina dual que de día aromatiza y de noche, cuando el establecimiento está cerrado, lo trata con ozono, elemento este último que, recordemos, no se puede utilizar en presencia de personas”. Explica Castillo que el desarrollo de esta máquina dual ha sido relativamente fácil. “Lo hemos hecho sobre la base de la máquina nebulizadora por la que nos premiaron el año pasado en la categoría de innovación. Lo cierto es que teníamos gran parte del camino hecho, teníamos la electrónica, el diseño, la ingeniería… faltaba realizar las adaptaciones para que generara ozono”.

También están diseñando un dispensador automático de gel de alta capacidad, que se acciona con fotocélulas, para que el usuario no lo tenga que tocar con la mano. “Y es que la mayor parte de los dispensadores que se están montando son manuales”. Para ese dispensador están preparando un sistema que permita controlarlo por satélite, “con lo que nos aseguramos que las máquinas de los clientes estén en correcto estado de uso, la cantidad de dosificación, de producto que queda y cuándo se tendrían que recargar…”.

En paralelo, Ambiseint está desarrollando una columna dispensadora que puede funcionar con grandes cantidades, especialmente diseñada para aeropuertos, grandes consumos, hoteles… que funciona con depósitos de 5, 10 o 25 litros de gel hidroalcohólico. “Estas columnas también tienen el sistema no touch, automático, accionado con infrarrojos”.

Incide Castillo en que esta oferta complementaria ha venido para quedarse. “Lo que no podemos es vivir de ella en exclusiva. El objetivo es seguir viviendo de los aromas y, a partir de ahí, ofrecer a nuestros clientes un abanico grande de servicios y garantizarles la seguridad de sus negocios. Al final, no puedes basar un negocio en una tendencias puntual”.