El negocio del coche volador, más cerca de convertirse en una realidad

Aunque pueda parecer de ciencia ficción, una startup americana ha obtenido la financiación suficiente para comenzar a probar su prototipo de coche volador.

El coche volador, más cerca de convertirse en una realidad

Desplazarse en coche volador parece una idea reservada a las novelas y películas de ciencia ficción. Sin embargo, este disparatado proyecto está muy cerca de convertirse en una realidad, después de que la startup americana Overair haya conseguido levantar 145 millones de dólares para lanzar su prototipo al mercado en los próximos años.

Se trata de un coche volador, que cuenta con el apoyo de la NASA, y que de manera previsible comenzará sus pruebas de vuelo a lo largo de 2023. La mayoría del apoyo económico proviene de Hanwha Aerospace, una empresa surcoreana que ha encontrado en el proyecto de Overair una excelente oportunidad de negocio para transformar la movilidad en el futuro.

«Atendiendo a nuestras capacidades y a nuestra principal línea de negocios, Hanwha se asocia con proyectos que cambian las reglas del juego y el coche volador forman parte de esta estrategia», afirman desde la compañía, que, además de la inyección económica, colaborarán de forma activa aportando los motores eléctricos y las baterías de litio necesarias para que el modelo de vehículo de Overair también sea sostenible.

El modelo de coche eléctrico de Overair, llamado Butterfly, constará de cuatro motores que tendrán capacidad para despegar y aterrizar de forma vertical en cualquier parte de la ciudad. El primer prototipo consta de seis plazas, por lo que tendría un poco más de capacidad de que un vehículo terrestre tradicional.

Una empresa española va un paso más allá con el coche volador

En los últimos años, las empresas que han invertido grandes cantidades de dinero en desarrollar un prototipo de coche volador se han multiplicado. En España también existen ejemplos, como el caso de Umiles y Tecnalia, que han patentado un proyecto de taxi volador que podría transformar la movilidad urbana en los próximos años.

Se trata de un método de transporte 100% eléctrico, y busca solucionar los grandes problemas de congestión del tráfico de las grandes ciudades. Su coche volador tendría la capacidad de transportar a una persona durante 15 minutos a una distancia de unos 15 kilómetros, ascendiendo hasta los 800 metros de altura. Unos datos suficientes si lo que se pretende es llegar de un punto a otro de la ciudad…

La cabina del taxi aéreo español estaría propulsada por cuatro drones, que permitirían al coche volador mantener la estabilidad y condiciones de seguridad mínimas para que el transporte urbano por el aire se convierta en una realidad. Además, el sistema permitiría realizar aterrizajes y despegues en entornos reducidos, algo indispensable en el sector de la movilidad urbana.

Con un consumo 100% sostenible, el taxi del futuro presentado por esta empresa española viajará a 800 metros del suelo.

El futuro de la movilidad urbana está en el cielo

Además del coche volador y los taxis aéreos, cada vez parece más claro que la movilidad urbana del futuro tendrá mucho que ver con el aire. En este sentido, existen numerosos proyectos, alguno de ellos liderado por Amazon, que pretenden que las entregas en el comercio electrónico se realicen a través de drones, que podrían llevarte los paquetes, incluso, hasta la ventana de casa.

Aunque se trata de un gran negocio, la incredulidad de muchos inversores o el impacto del coche volador en el medioambiente son los principales frenos a los que se enfrenta el sector. Así, los emprendedores que decidan apostar por un sector que hace años estaba reservado a la ciencia ficción deberán ser capaces de utilizar energías 100% limpias en sus proyectos, así como de conseguir convencer a nuevos inversores.