El ‘síndrome del trabajador quemado’ que pone en apuros a las empresas

La pandemia ha hecho crecer los casos de trabajadores quemados en las empresas, un problema que puede derivar en bajas laborales y renuncias masivas.

El ‘síndrome del trabajador quemado’ que pone en apuros a las empresas

La pandemia ha desencadenado el crecimiento de los problemas de salud derivados del estrés de los trabajadores. Así, el ‘Síndrome del Trabajador Quemado’ comienza a tomar un importante peso en las empresas, con un aumento de las bajas médicas e, incluso, la renuncia de miles de trabajadores.

Este síndrome, que ya ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud, es una consecuencia del agotamiento emocional de los trabajadores de muchas empresas tras dos años sometidos a situaciones de gran estrés. Entre sus síntomas, destacan la falta de concentración, la disminución de la productividad, el desgaste físico o la negatividad constante.

Aunque el ‘Síndrome del Trabajador Quemado’ todavía no se incluye en la lista de enfermedades profesionales, algunas sentencias judiciales ya han calificado a esta enfermedad que afecta a las empresas como accidente de trabajo. Como causas, la jurisprudencia española identifica un exceso de responsabilidades en el puesto de trabajo o un aumento de la carga laboral, lo que provoca en los empleados afectados un aumento de la presión y el estrés.

Una de las claves de la Gran Renuncia que afecta a miles de empresas

El ‘Síndrome del Trabajador Quemado’ es una de las principales causas de la masiva renuncia de trabajadores en las empresas que lastra el mercado laboral en las grandes economías del mundo, como la de Estados Unidos y la de Europa. Sobre todo, en algunos sectores donde las condiciones de trabajo no han mejorado a pesar de que las exigencias entre la plantilla sí han crecido.

Así, varios millones de trabajadores en Estados Unidos han decidido abandonar sus empresas en los últimos meses sin otra alternativa laboral. Solo el pasado mes de noviembre, la cifra alcanzó los 4,5 millones de empleados, sobre todo en sectores como la hostelería o el comercio, donde los trabajadores prefieren quedarse en paro y buscar una alternativa con mejores condiciones sin someterse al estrés y la presión de sus puestos.

En Europa, la situación no es distinta. Miles de empresas están alertando sobre la crisis de talento que les dificulta encontrar trabajadores cualificados para puestos en sectores de actividad tan diferentes como la tecnología, el transporte, la salud… En este contexto, algunos países ya están tomando medidas para solucionar una situación que compromete el tejido productivo en su conjunto.

La lucha por atraer talento extranjero

Así, una parte importante de la agenda de las empresas en 2022 está marcada por la atracción de trabajadores extranjeros que solucionen la falta de demanda en algunos sectores. la atracción de talento se antoja fundamental para la supervivencia de las grandes economías, que ya están tomando medidas para solucionar una crisis que podría ser más grave durante los próximos meses.

En Europa, Alemania prepara una nueva ley de ciudadanía, que pretende incorporar unos 400.000 inmigrantes anuales a su mercado laboral “para satisfacer puestos especializados como enfermería o logística”, mientras que el país vecino, Portugal, está aumentando la concesión de visados para estudiantes y trabajadores extranjeros.

En España, la Ley del Ecosistema de las Empresas Emergentes (la llamada Ley de Startups) cuenta con un apartado específico para los nómadas digitales. Tras su aprobación definitiva, los trabajadores extranjeros que sean emprendedores o teletrabajen tendrán la posibilidad de residir y trabajar en España durante cinco años, así como acogerse al régimen tributario especial y tributar por el impuesto sobre la renta de no residentes.