España prueba la jornada laboral de 4 horas

El Ministerio de Industria da luz verde para implantar esta fórmula en 150 empresas, con diferentes propuestas que incluyen un horario de 36 horas sin rebajas de salarios

jornada laboral

El Ministerio de Industria ha dado luz verde a la implantación de la jornada laboral de cuatro días en 150 empresas de todo el territorio nacional.  El plan, que se impulsa desde la cartera que dirige Reyes Maroto, destinará un total de 10 millones a esta experiencia.

La idea no es nueva. Ya la habían planteado antes los políticos franceses Jacques Delors y Gilles de Robien, para dar respuesta a una alta tasa de paro. En España lo hizo más tarde (2013) 2013 el ex ministro socialista Alfonso Guerra para combatir la crisis económica iniciada en 2008.

Ahora, la idea se hace realidad por «un cambio cultural que ha sido posible gracias a que la tecnología estaba disponible para ello”, explica Miguel Ángel Orellana, CEO y fundador de Bookker.

Para este experto, la tecnología va a jugar un papel fundamental para reorganizar nuestros entornos laborales. Soluciones como la de Bookker permitirán revolucionar nuestros espacios de trabajo, ya que “con una jornada de cuatro días ya no hay necesidad de tener puestos fijos para cada empleado”.

¿Cuánto cobraré si trabajo cuatro días?

El gran interrogante que está sobre la mesa es si una reducción en un día en la jornada laboral debe ir acompañada o no de una reducción del salario de los trabajadores y en qué cuantía. Las iniciativas del proyecto del Ministerio de Industria proponen varias alternativas:

  • Optar por mantener el salario de los trabajadores a pesar de trabajar cuatro días a la semana. En 2020, Software DelSol apostó por reducir la jornada y mantener el salario con notables resultados en términos de productividad laboral.
  • Realizar una rebaja directamente proporcional o similar, ponderando en favor del asalariado, para compensar las horas que se dejan de producir. La mayoría de los que se decantaron por este modelo han fracasado.
  • Un modelo híbrido de 36 horas semanales en el que se deja a opción del trabajador el poder elegir. Puede repartirlas a lo largo de cinco días, en jornada intensiva, o cuatro, en la modalidad de jornada partida.

El papel fundamental de la tecnología

La puesta en marcha de una semana laboral de cuatro días traerá consigo importantes novedades. Una de las más destacables será el cambio de la relación entre empleados y sus entornos de trabajo, que deberá ser más dinámica y flexible en este nuevo escenario.

Miguel Orellana apunta a dos tipos de soluciones tecnológicas a implementar en el marco de la jornada laboral de cuatro días:

\n\n
  • Aquellas que permiten poder trabajar desde casa con la misma eficacia y seguridad que desde la oficina, es decir, soluciones de comunicación y seguridad. Pero, además, han tomado fuerza las que tienen que ver con la colaboración.
  • Por otro, el hecho de que haya movilidad de empleados y que las oficinas deban redimensionarse (ahora no tiene sentido tener un puesto fijo por empleado) obliga a tener un control de los recursos con los que cuenta un empleado.

Gestionar espacios de trabajo en el nuevo paradigma será un reto para el que las empresas necesitarán apoyos externos. Para poder funcionar bajo este nuevo sistema, la tecnología de realidad aumentada permitirá a las empresas organizar de forma provechosa todos los recursos físicos de los que dispone.

Pros y contras de esta jornada laboral

Aunque todavía está por ver cuáles son los resultados del proyecto de Industria, desde Bookker apuntan varias ideas a favor y en contra de la semana laboral de cuatro días en España.

Ventajas de trabajar menos días

  • Conciliación. Trabajar ocho horas menos a la semana permitiría a los empleados disponer de más tiempo libre.
  • Productividad. Experimentos previos han demostrado que el rendimiento de los trabajadores no se ve afectado, sino que aumenta.
  • Retención del talento. Las compañías que se acojan a esta experiencia tendrían más facilidad para mantener a sus empleados más valiosos en plantilla.
  • Reducción de costes. Las empresas necesitarían de menos infraestructuras para llevar a cabo su actividad.

Apuntes en contra

  • Recorte salarial. La posibilidad de bajar los sueldos está ahí. Quedaría en manos de las compañías la decisión sobre si mantener el salario o no hacerlo.
  • Difícil ajuste. El cambio de paradigma supondría todo un desafío en empresas con escaso nivel de implantación tecnológica.
  • Pérdida de competitividad. Algunas compañías podrían acusarla frente a otras en las que se trabaje cinco días.

Puedes leer más sobre formas de trabajo flexible aquí: Trabajo híbrido: claves para que el modelo impulse la productividad de tus empleados.