Metanol verde: el negocio millonario en el que España podría ser potencial mundial

España podría convertirse en la capital mundial del metanol verde, un negocio que ya mueve miles de millones al año y en el que las grandes compañías ya han comenzado a invertir.

Metanol verde: el negocio millonario en el que España podría ser potencial mundial

A medida que la sostenibilidad y la protección del medioambiente se ha convertido en un elemento de vital importancia para las empresas, las cifras de negocio alrededor de los combustibles neutros se multiplican. Ahora, España está un paso más cerca de posicionarse como una de las capitales mundiales de esta industria gracias al metanol verde.

La gran noticia de las últimas horas es la inversión de Maersk, una de las grandes compañías de transporte marítimo, para la instalación de “cinco o seis” núcleos de producción de metanol verde en España. En concreto, los ubicará en Galicia y Andalucía, donde invertirá hasta 10.000 millones de euros para desarrollar su negocio.

El proyecto se ha pactado con el Gobierno. En este sentido, el Estado podría entrar a formar parte del negocio participando como inversor –tal y como explica El País-, una novedad en la estrategia del Ejecutivo de Pedro Sánchez que posicionaría a España como un auténtico referente en el sector de los combustibles limpios para el transporte marítimo.

El principal motivo de la llegada de Maersk a España tiene que ver con las grandes reservas de hidrógeno verde disponibles en el subsuelo nacional. Aunque se trata de un gas que todavía no es rentable, gran parte de las esperanzas de descarbonización en la industria y el negocio de la producción de combustible pasan por conseguir producir metanol a partir de este recurso.

La noticia también es un gran aliciente para el ecosistema emprendedor español, donde algunos ya están encontrando nuevas oportunidades para hacer negocio alrededor de sectores como la sostenibilidad, la energía o la descarbonización.

Los grandes emprendedores buscan entrar en el negocio de las energías renovables

Además de Maersk, los grandes emprendedores españoles, de forma independiente a su sector de origen, ya llevan años invirtiendo grandes cantidades de dinero en el negocio de las energías renovables, lo que anticipa el enorme futuro que identifican para esta industria en el país.

Uno de ellos es Amancio Ortega. El fundador de Inditex se alió hace justo un año con Repsol, invirtiendo 245 millones de euros para hacerse con el 49% del parque eólico Delta, inaugurado apenas unos meses antes. El complejo tiene capacidad para generar 992 gigavatios de energía limpia cada hora gracias a sus 89 aerogeneradores.

Otro ejemplo de este fenómeno es el caso de Ikea. El gigante sueco de los muebles también ha invertido en el negocio de las energías renovables español, desembolsando 100 millones de euros para la construcción de cinco plantas de energía solar en el país. Entre todas, sumarían unos 260 gigavatios al año de energía solar, suficientes para satisfacer las demandas energéticas de 65.000 hogares españoles de forma limpia y sostenible.

Así, el crecimiento de las fuentes de energía renovables está provocando la aparición de nuevos actores en el mercado, que buscan competir con los grandes grupos tradicionales y hacer negocio ofreciendo una factura 100% verde a sus clientes. En el mercado eléctrico, son llamativos casos como los de Capital Energy, Holaluz o Naturgy, que no han parado de aumentar sus cifras en los últimos meses.