+

¿Quieres construir tu propio proyecto vital?

Banco Mediolanum

Tú también puedes ser ‘Family Banker’

Cuándo te preguntaban qué querías ser de mayor, ¿qué contestabas? Y, ahora, que ya eres un poco más mayor, ¿qué quieres ser realmente?

¿Te imaginas siendo tu propio jefe? ¿Te imaginas que tu actividad profesional se basara en acompañar a los ahorradores, asesorándoles, a lo largo del camino que les llevará a cumplir sus objetivos?

Que bucólico parece… Y eso, sin estar solo, al contrario. Siempre respaldado por una entidad sólida que te ofrece una amplia y detallada formación y todas las herramientas que necesitas.

Ni es demasiado bonito para ser real, ni aún se tiene que inventar, ni está tan lejos como puedes pensar: la profesión se llama Family Banker y la empresa con quien desarrollarla es Banco Mediolanum.

Ocho Family Bankers reales te lo explican en 3 minutos ¡dale al play!

¿Qué significa tener a tu lado a un ‘Family Banker’?

Significa contar siempre con el apoyo de un profesional de las finanzas altamente formado que te acompaña en la toma de decisiones financieras importantes. Que está a tu lado. Significa estar tranquilo.

El objetivo principal de un Family Banker es que sus clientes cumplan sus metas. Por ello, es una profesión que va mucho más allá de ser asesor financiero. Un Family Banker escucha a su cliente, escucha para conocer muy bien su presente, sus necesidades y sus objetivos de futuro.

Y se convierte así, en una persona de confianza, porque es quien está ahí para apoyar al ahorrador en la consecución de sus ilusiones. Porque de eso se trata en la vida, ¿no? De luchar para conseguir aquello que más anhelamos. ¿Cómo? Realizando una planificación financiera, diseñando una estrategia de ahorro e inversión a medida.

Un Family Banker conoce el sector y sabe cómo gestionar las emociones. Sí, porque como inversores, vivimos las subidas y las bajadas del mercado con miedo o euforia, sentimientos que, sin un buen asesoramiento, pueden hacer que tomemos decisiones que perjudiquen nuestro ahorro.

Y cuando se trata de nuestro ahorro, que tanto y tanto nos cuesta conseguir, las emociones nos juegan malas pasadas. Vendemos atemorizados, invertimos donde nos ha aconsejado el amigo del cuñado o hacemos lo que hace todo el mundo en la cola de la ventanilla de una oficina. Pero, en realidad, lo que es bueno para otra persona no es necesariamente bueno para nosotros.

A todo esto, le tenemos que añadir que nadie nace enseñado. “El mundo financiero es cada vez más complejo”, explica Susana, Family Banker desde 2005. Por ello, la figura de un profesional de las finanzas, formado y de confianza es cada vez más imprescindible. Tener a un Family Banker es disponer del apoyo de ese profesional de las finanzas que todo ahorrador necesita a su lado.

¿Qué significa ser ‘Family Banker’?

Ángeles, Family Banker con Banco Mediolanum desde hace más de 15 años, lo describe muy bien: “Ser Family Banker es apoyar a los clientes y a las familias a tomar decisiones financieras que les ayuden a conseguir todos sus objetivos financieros presentes y futuros”.

Ser Family Banker significa tener vocación de servicio al cliente, velar siempre por sus intereses. Significa disfrutar de tu profesión, porque se ajusta a aquello que siempre has querido hacer: cuidar de las ilusiones de tus clientes.

Ser Family Banker es emprender. ¡Qué bonita palabra! Emprender es crear, es diseñar tu día a día, tu manera de tratar a los clientes, de asesorar, es libertad de decisión. Es una manera de vivir, un proyecto vital. Si aspiras a esto, ¡no lo dudes!

Josune, Family Banker desde 2003, nos dice que para ser Family Banker necesitas tener “capacidad de visión”. Pregúntate: ¿Cómo te gustaría vivir? ¿A qué quieres dedicar tu tiempo? ¿Cómo te ves en cinco años? ¿Y en diez?

Ser Family Banker es el gran valor diferencial de Banco Mediolanum. ¡Tú también puedes serlo!

Te puede interesar

‘Mujeres Mediolanum’: Esfuerzo y determinación

Asesor financiero: el estratega de tu planificación

Gestionar Cookies