Quiet Quitting: la dimisión silenciosa que reemplaza a la Gran Renuncia

La nueva tendencia entre los trabajadores consiste en limitarse a trabajar en las horas estipuladas por el contrato y no realizar tareas fuera de sus competencias.

Quiet Quitting: la dimisión silenciosa que reemplaza a la Gran Renuncia

La crisis de talento de los últimos meses, provocada por la situación macroeconómica y fenómenos como la Gran Renuncia en Estados Unidos, ha entrado en un nuevo capítulo. Se trata del quiet quitting (o dimisión silenciosa), y se está convirtiendo en una tendencia entre trabajadores de todos los sectores.

El quiet quitting es una respuesta por parte de los trabajadores a las situaciones de gran estrés, amplias cargas de trabajo y horas extras sin pagar que se producen en sus empresas. En esencia, consiste en limitarse a realizar las horas de trabajo firmadas en el contrato, y no aceptar tareas para las que no se ha sido contratado.

La idea del quiet quitting se ha viralizado en TikTok gracias al usuario zaidzeppelin, y ha llegado a publicarse en los principales diarios de Estados Unidos. “Tú no estás renunciando a tu trabajo, renuncias a la idea de crecer e ir más allá. Sigues haciendo tus tareas, pero no te suscribes a la cultura del esfuerzo. El trabajo no es tu vida. Tu valor no está definido por tu productividad”, explica el creador del concepto.

Así, el quiet quitting se ha popularizado en el mercado laboral, sobre todo entre los trabajadores que llevan tiempo aportando un esfuerzo extra en sus puestos de trabajo y sienten que no se les ha recompensado como es debido por parte de la empresa. Un nuevo problema, al que como emprendedor deberás hacer frente manteniendo motivados a tus trabajadores. En este otro artículo, te presentamos algunas formas de conseguirlo.

¿Cómo evitar el quiet quitting y abordar el tema de las horas extras en tu empresa?

Una de las principales causas del quiet quitting es la enorme cantidad de horas extras sin pagar en multitud de empresas. También en las españolas. Según el último Informe Infoempleo Adecco, el 45% de los trabajadores que realizaron horas extras -alrededor de la mitad del total- durante el año pasado no recibió ninguna compensación por pasar más tiempo del debido trabajando. Una situación problemática, teniendo en cuenta que las empresas tienen cada vez más dificultad para encontrar empleados.

En este contexto, como emprendedor debes establecer un plan de actuación que determine el modo de proceder con respecto a las horas extras en tu empresa. Existen multitud de fórmulas, por lo que tirar de creatividad es casi obligatorio para encontrar la opción que más te convenga y evitar problemas como el quiet quitting entre tu plantilla.

Lo primero que debes tener en cuenta es la forma en la que pagarás las horas extras que realicen tus empleados. Puede ser una compensación económica, pero también en forma de días de vacaciones adicionales o permitiéndoles salir antes del trabajo en épocas de menos presión. Como reza el dicho popular, hablando se entiende la gente…

Además, debes establecer un método para que las horas extras queden registradas y no caigan en saco roto. Una opción es el registro de estas horas de trabajo de forma previa, de manera que todas deben ser solicitadas o aprobadas por la persona a cargo del trabajador.