Trabajadores burbuja: el síndrome que podría comprometer la productividad de tu empresa

La alta exigencia de algunas empresas y el teletrabajo son las principales causas de la aparición de trabajadores burbuja, empleado incapaces de desconectar de sus tareas.

Trabajadores burbuja: el síndrome que podría comprometer la productividad de tu empresa

La alta exigencia del entorno laboral postpandemia, la incertidumbre económica que marca el 2022 o el asentamiento definitivo del teletrabajo o el trabajo híbrido están provocando una verdadera revolución de la preocupación por la salud mental. Así, el último problema tiene que ver con los llamados “trabajadores burbuja”, o empleados incapaces de desconectar de sus tareas fuera de la jornada laboral.

En realidad, todos conocemos -o somos nosotros mismos- a uno de estos trabajadores burbuja, que durante sus ratos de ocio siguen enganchados al móvil para atender llamadas de trabajo, responder mensajes o correos electrónicos… Se trata de un trastorno que genera ansiedad y estrés, algo que también perjudica a las empresas en términos de productividad.

Para prevenir y arreglar el problema de los trabajadores burbuja, las soluciones son más sencillas de lo que pueda llegar a parecer. Por el lado del empleado, organizar su jornada con unos horarios claros es el primer paso; y, por parte de los emprendedores, revisar los niveles de exigencia y ayudar a la plantilla a no realizar tareas fuera de su horario laboral son otras de las grandes claves para prevenir problemas de salud mental que pueden ser graves en el largo plazo.

De los trabajadores burbuja a los trabajadores quemados

El síndrome de los trabajadores burbuja solo es uno más de los nuevos términos que van apareciendo alrededor de la salud mental de los empleados en el entorno postpandemia, donde los grandes cambios en las formas de trabajo se han añadido a los altos niveles de exigencia que numerosas empresas llevan tiempo requiriendo a sus plantillas.

Así, a este problema se suman otros síndromes, como el de los trabajadores quemados -el llamado Síndrome de burnout-, que ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud y que es la consecuencia del agotamiento emocional de los empleados tras un tiempo prolongado sometidos a situaciones de gran estrés. Entre sus síntomas, destacan la falta de concentración, la disminución de la productividad, el desgaste físico o la negatividad constante.

Por otro lado, el llamado síndrome de boreout es otro de los trastornos que están afectando a empresas y trabajadores en el entorno postpandemia. Por definición, se trata de un aburrimiento crónico en el puesto de trabajo, que deriva en una falta de motivación constante y, por tanto, en la ausencia de creatividad, concentración y productividad de los empleados.

Este tipo de situaciones está provocando una renuncia masiva de trabajadores, que podría poner en serios aprietos a las empresas durante los próximos meses. En este contexto, los emprendedores deben mover ficha y comenzar a actuar e incidir sobre la salud mental y el bienestar de sus plantillas.

Por ejemplo, abordando el tema de las horas extraordinarias. Según el último Informe Infoempleo Adecco, el 45% de los trabajadores que realizaron horas extras -alrededor de la mitad del total- durante el año pasado no recibió ninguna compensación por pasar más tiempo del debido trabajando. Para solucionarlo, en este otro artículo de EMPRENDEDORES te mostramos algunas opciones que puedes aplicar en tu empresa.