Franquicias con más de 100 años de historia

Una chocolatería, una empresa familiar de ópticas, una panadería, una cadena de centros gourmet con recetas tradicionales… Si valoras la expriencia por encima de todo, éstas son tus franquicias.

Franquicias con más de 100 años

El objetivo de todo emprendedor es que su empresa perdure en el tiempo. Las firmas que ahora te mostramos han superado de largo este desafío, con trayectorias que en algunos casos se remontan al siglo XIX, un bagaje que han volcado en sus proyectos de franquicia. A continuación, varias cadenas con un saber hacer centenario.

El primer caso es la histórica Chocolatería Valor. El nombre de la marca nació del apodo con el que todo el mundo conocía al creador de este chocolate Valeriano López Lloret. Posteriormente, su hijo se encargó en 1891 de la actividad empresarial y comenzó a distribuir las tabletas de chocolate por los comercios españoles gracias a una camioneta Chevrolet que cargaba 1.500 kg de chocolate.

Desde entonces, han pasado 130 años. Para la cadena, uno de los motivos de está supervivencia consiste en que han sabido mantener «el valor y garantía que aporta la propia marca».

En nuestra guía online de franquicias encontramos una cadena enfocada a la venta de productos dietéticos, alimentación bio, plantas medicinales y cosmética bio. La idea de Santiveri surgió en 1885 debido a la enfermedad pulmonar de un comerciante textil, que la medicina oficial de entonces calificaba como incurable. Al conocer el fatal diagnóstico de su dolencia, en vez de resignarse a lo inevitable, Jaime Santiveri Piniés buscó alternativas y llegó a sus oídos la existencia en Alemania de un balneario que curaba con técnicas naturales. Se trataba del sanatorio del abad Sebastián Kneipp en Woerishofen, donde pasó seis meses haciendo curas de agua, dando paseos al aire libre para oxigenar los pulmones y tomando caldos vegetales, plantas medicinales y siguiendo una dieta casi vegetariana.

El empresario volvió totalmente curado y entusiasmado por la terapia que le habían aplicado. Su empeño le llevó a transformar su camisería de la calle Call de Barcelona en la primera fábrica-laboratorio de productos naturales de España.

Hoy, la marca está presente en 24 países con aproximadamente 225 locales franquiciados y con diferentes factores competitivos, como recuerdan desde la central. «Subrayaríamos la amplitud de surtido, con cerca de 1.000 referencias, la imagen de marca, el apoyo a nuestros asociados y una formación continuada”.

Ya en el mercado de la restauración localizamos la franquicia de panadería y pastelería, Gallofa & Co, que ha traspasado la barrera de los 100 años como uno de sus grandes valores diferenciales. La marca cántabra despliega una amplia gama de productos de gran calidad. En su carta podemos encontrar panadería y pastelería artesanal, combinada con café y zumos naturales détox, así como una oferta de restauración fresca y saludable para las horas del almuerzo y cena.

Su oferta le permite cubrir las necesidades de consumo de los clientes en cualquier franja horaria. «En la elaboración de los productos se utiliza materias primas de gran calidad, en un concepto que combina lo saludable con el buen gusto y donde se apuesta por la innovación constante».

Otra de las veteranas es Cottet. Esta empresa familiar de ópticas y audiología resalta como ventajas competitivas su concepto premium, un modelo de negocio consolidado, la propia experiencia y una elevada rentabilidad. Unas ventajas que han logrado preservar en el mercado desde 1902.

La franquicia está orientada tanto hacia la inversión como al autoempleo, aunque sí es necesario que la persona o sociedad de inversión disponga de una persona que gestione el día a día del negocio. El proyecto también se dirige a tiendas o centros de audiología en funcionamiento que se planteen trabajar con una cadena encuadrada en el segmento premium.

«Los Centros Gastronómicos Santa Teresa se constituyen para trasladar a los futuros franquiciados el saber hacer empresarial del siglo XXI, con la sólida base de más de 150 años en nuestra empresa matriz y el aval de diez años de experiencia en nuestros establecimientos». Así se define esta franquicia que se considera pionera en introducir el concepto de gastronomía saludable basada en la elaboración de recetas tradicionales a partir de productos 100% naturales. «Nuestro objetivo es seguir siendo un referente de producto gastronómico de alta calidad, utilizando la imaginación y la creatividad para sorprender y cuidar la salud de nuestros consumidores».

Finalizamos este recorrido con Le Tanneur. El origen más remoto de esta cadena francesa de bolsos y artículos de pequeña marroquinería se sitúa en 1898, cuando Monsieur Bonnardel, un visionario artesano del cuero de Lyon, y Monsieur Bronex, un curtidor con un talento excepcional de Belley, aúnan sus talentos en plena Revolución Industrial para crear «esta marca de marroquinería distinta a las ya existentes, un proyecto único e innovador», tal y como recogen su dossier informativo.

Como primer hito, dos años después de su nacimiento, en 1900, dan a conocer su primera creación, el Sans Couture, avalado por un premio de plata en la Exposición Universal de París el mismo año de su creación. “Se trata de una cartera confeccionada a partir de una única pieza de piel, plegada como un origami y rematada con remaches metálicos, sin ninguna costura”.

122 años después de su nacimiento, Le Tanneur perpetúa sus precisas técnicas de marroquinería y “sigue dedicándose a la creación y fabricación de artículos de piel de gran calidad y con perfectos acabados”.

Gestionar Cookies